Página principal

“Un hombre sin desperdícios…”

 

Vengo a hablar de alguién que he conocido, o pensado conocer por casi treinta años de convivencia.Él ha sido mi norte en el mundo sin sentido de la contemporaneidad que me tocó vivir, y por él he realizado todo lo bueno y imaginable de mi misión en este mismo mundo.

Antonio Tallon y Castilla ha hecho su alumbramiento en una transición madrigal , de un dia 9 de agosto para el 10 del mismo més, a la medianoche, en el año 1930, en Córdoba, España.

No corrían buenos tempos, y su família sufría con el hambre impuesta por el gobierno dictatorial del General Franco que reducía España a un feudo fascista que debía prestar cuentas hasta de sus entrañas al tirano y sus fuerzas militares.

El niño de pequeño tenía la suerte de contar con la ubre joven y sana de su madre Manuela para proverle nutrición, fué sello de “niño de la leche condensada”, pero pronto se ha deparado con las estrechezes de la vida cotidiana de los trabajadores del pueblo como su padre Antonio, que servía a los “señoritos” en el “Círculo de la Amistad”. A los nueve años ya trabajaba repartiendo botellas de leche en las casas.

Estudió en colégio de monjas, fué travieso, goloso y muy inteligente como reconocian las religiosas…

Jovencito, en los años cincuenta se le presentaba el dilema: Ser un hombre de “ideas” (y izquierda) como su madre, o abrazar las ideologias dictatoriales de derechas del tirano franquista a que por desgracia obligaban todos los padres de família de entonces?

Optó por dedicarse a la religión, católica por supuesto, como buen español y andaluz de su época, que en la ocasión era plenamente vinculada a la derecha política.Le movia más la convicción religiosa,el idealismo hacia la conversión que propriamente lo que dictaban los próceres del poder en aquél momento.

“Cómo una ola” fué siendo conducido a una formación teológica y filosófica , primero en España después em Itália(donde desarolló los estúdios de Filosofia en Mater Dei), y sus “lideres” vieron en él fertilidad suficiente para ser ‘tierra de buen abono”.Ya la”Gran Córdoba de los Califas” se había tornado pequeña para el niño visionário.

Los Cursillos de Cristandad lo lanzaron a America ( a Brasil para ser más exacto) , el mundo nuevo a ser descobierto y conquistado cuál Colón lo habia hecho cinco siglos antes.Y vino el ‘tío guapo’ con su primo Pedro a intentar nueva vida . En esta ocasión, los dos cordobeses ya empezaban sus próprias famílias.Pedro tuve la suerte y el valor para desarollar y mantener la suya hasta el final de su vida ya volviendo a España.Lo mismo no pudo pasar con Antonio pués a su primera esposa no le gustaba Brasil.

En São Paulo se le fueron bien las cosas del trabajo y de la Iglesia.Estudió Periodismo y formó um gran ciclo de amistades y desarolló com brillantez su tarea pregonera.

Participó de la fundación y formación de los Cursillos en Brasil, en la mayor ciudad del país y luego, por razones personales , transladó su vivienda a Rio de Janeiro, donde empezó a trabajar en el Consulado Español.Paralelamente continuaba con su apostolado lo que le proporcionó descobrir grandes amistades que perduraran hasta siempre como con el grande abogado carioca Ernane Teixeira Filho.

Por entonces inició su labor academico en la Pontificia Universidade Católica de Rio de Janeiro, en la Universidade Santa Úrsula y posteriormente en la Universidade Candido Mendes y IUPERJ (Instituto Universitario de Pesquisas Sociais do Rio de Janeiro) donde su participación politica estuvo más identificada con los ideales democráticos que empezaban a manifestarse en Brasil después de años de represión dictatorial perpretada por el golpe militar de 1964.

Estuvo exilado em Suiza en los años 70 donde pudo adquirir grande disciplina laboral así como mantener estrechas relaciones com trabajadores españoles que defendian ideales igualitários.

Volviendo a Brasil dedicó su labor a la maestria academica mormente a las disciplinas de Filosofia del Derecho, Lógica Jurídica y Metodologia Cientifica.

En los ochenta continuaba leccionando filosofia a estudiantes de Arquitectura en la USU cuándo nos conocimos. Desde entonces mi labor dioturna es intentar beber de su fluida arte de vivir…

Me he tomado la tarea de perpetuar este arte en la formación de nuestros hijos, Rafael y Antonio , y en la difusión de algo de su trabajo literário y acadêmico, para que de alguna manera , otros puedan desfrutar de algunos momentos únicos de humanidad.

Jacqueline Rocha

Rio de Janeiro , 20 de janeiro de 2012

Translator

Comments are closed.